Warning: Declaration of gp_mobile_menu::start_lvl(&$output, $depth) should be compatible with Walker_Nav_Menu::start_lvl(&$output, $depth = 0, $args = NULL) in /homepages/41/d394590985/htdocs/moreno100.es/www/wp-content/themes/bounce/functions.php on line 277

Warning: Declaration of gp_mobile_menu::end_lvl(&$output, $depth) should be compatible with Walker_Nav_Menu::end_lvl(&$output, $depth = 0, $args = NULL) in /homepages/41/d394590985/htdocs/moreno100.es/www/wp-content/themes/bounce/functions.php on line 277

Warning: Declaration of gp_mobile_menu::start_el(&$output, $item, $depth, $args) should be compatible with Walker_Nav_Menu::start_el(&$output, $item, $depth = 0, $args = NULL, $id = 0) in /homepages/41/d394590985/htdocs/moreno100.es/www/wp-content/themes/bounce/functions.php on line 277

Warning: Declaration of gp_mobile_menu::end_el(&$output, $item, $depth) should be compatible with Walker_Nav_Menu::end_el(&$output, $item, $depth = 0, $args = NULL) in /homepages/41/d394590985/htdocs/moreno100.es/www/wp-content/themes/bounce/functions.php on line 277
Moreno – Museo | LOS BARBEROS - Moreno - Museo

Quizás las manos grabadas en la caverna de esta imagen, de cerca de 20 mil años de antigüedad, hayan sido las primeras en cortar el cabello humano, o darle alguna forma distinta de lo natural. El arte de cortar o modelar el cabello, es sin duda, uno de los más antiguos en la historia de la humanidad.

En las sociedades paleolíticas primitivas, quienes cortaban el pelo eran las personas con más autoridad en los grupos sociales. Se pensaba que en el cabello residía el alma de la gente, que era una manifestación de los pensamientos. Cortarlo era una forma de quitarse la esencia de lo malo acumulado en ellos y renovar energías. Por eso esa tarea era confiada a los más sabios, a los sacerdotes.

Se han encontrado afeitadoras hechas con piedras afiladas de la Edad del Bronce, de 3.500 años de antigüedad, en excavaciones en Egipto.

Entre los antiguos egipcios, los barberos eran personas distinguidas y respetadas. En la tumba Nº 45, en el Bajo Cementerio de Tebas, se halló una estatuilla de 46 cm. de alto, perteneciente a la 18a. Dinastía o quizás anterior. Es decir de cerca de 3.300 años de antigüedad. La imagen representa al barbero Meryma’at. El era el encargado de afeitar a los sacerdotes del templo de Amón. Este era un ritual que se cumplía cada 3 días, y consistía en afeitarles íntegramente todo el pelo del cuerpo, del rostro y de la cabeza. Los egipcios pensaban que eso contribuía a la pureza de sus funciones sacerdotales. Esta estatuilla, en la cual se ve a Meryma’at usando una falda con pliegues y con una peluca que adorna su cabeza, demuestra la importancia que tenían los barberos en el templo de Amón, y la alta categoría de su función.

En la Antigua Grecia, el oficio de barbero se volvió muy popular. Cerca del siglo V AC, el estilo de los hombres era de cabellos enrulados y barbas, las cuales recortaban, enrulaban y peinaban. A esta tarea se dedicaban los barberos. El arte de cortar y arreglar las barbas llegó a ser una profesión en la Antigua Grecia. Es allí donde se formaron las primeras barberías, que llegaron a ser puntos de reunión, como clubes, para los hombres, donde se reunían y conversaban sobre temas filosóficos, políticos o comunales. Esas barberías eran para ellos tan importantes como punto de reunión como el Agora, la plaza pública. La tarea de estos barberos era, además de cortar y peinar los cabellos y barbas, masajearlos, cepillarlos y darles brillo con lociones, pomadas y cera de abejas. Como el pelo de los griegos era generalmente de colores oscuros, también lo teñían de rubio. El toque final era perfumarlos con esencias a base de flores y aceite de oliva. Las mujeres hacían sus cortes y sus peinados dentro de sus hogares, asistidas por sus criadas.

En el siglo III AC, Alejandro Magno conquista casi todo el Asia y pierde varias batallas contra los persas a causa de las barbas de sus militares. Los persas los agarraban fácilmente por las barbas y los desmontaban de los caballos, ganando superioridad en las batallas. Alejandro Magno dio entonces la orden en todos sus dominios que los soldados debían tener su rostro completamente afeitado. Al poco tiempo, los civiles siguieron la moda y las barbas se dejaron de usar. A mayores afeitadas, más trabajo tuvieron entonces los barberos, quienes ahora debían atender a sus clientes cada dos o tres días.

En el Imperio Romano, hasta esa época los hombres usaban barbas y cabellos largos. Pero la influencia de los griegos les trajo la moda de los barberos y las barberías. En el año 296 AC, Ticinius Mena, un senador romano, vuelve a Roma desde Sicilia e introduce la costumbre de las barberías. Según cuenta Plinio el Viejo, el primer romano importante que apareció afeitado fue el general y cónsul Escipión el Africano. Así aparece su imagen en una moneda del siglo III AC. A partir de esa fecha, ése será el estilo de los hombres en Roma, hasta casi la caída del Imperio, donde vuelven a usarse las barbas y los cabellos largos. Los barberos se llamaban tonsores, y también entre los romanos, la profesión de tonsurar era muy respetada. Los romanos cuidaban mucho su aspecto, y pronto las tonstrinae (barberías), al igual que en Grecia, se volverán un punto de reunión y de sociabilidad importante para los romanos.

La operación del afeitado de las barbas era hecha sólo con agua y navajas de bronce afiladas con piedras, («novaculae») o por medio de depilación con cera de abejas y pinzas depiladoras. Además de cortarles el cabello, los masajeaban, les hacían manicura y pedicuría, y los perfumaban. Los romanos pasaban varias horas en las barberías para estos cuidados. E incluso en esa época los barberos comenzaron a hacer también extracciones dentales. Los patricios, gente de mejor posición social, tenían sus propios barberos dentro del conjunto de su servidumbre. Y las mujeres contaban siempre con barberos personales entre sus esclavos.

origen: http://thehistoryofthehairsworld.com/historia_barberos.html

Leave a Reply